“REPO MAN”, 1984. Ingenio, Punk Rock y Paranoia en un clásico de culto.

0 Posted by - 28 Agosto, 2013 - BANDAS SONORAS, CINE, HISTORIA DE LA MUSICA, MUSICA, SINCROS
“REPO MAN”
Alex Cox
1984 
Universal Pictures
 

Una Opera Prima

Repo Man es una película que no suele dejar a nadie indiferente. A medio camino entre subgéneros como la ciencia-ficción o las comedias de adolescentes, con guiños al mundo del pop y del cómic o reviviendo tramas de paranoia política más propias del cine de los 50, fue capaz de seducir a una generación de jóvenes hastiados de las Teen Movies del momento, que la convirtieron inmediatamente en una comedia de culto.

A su estatus de fetiche contribuyó sin duda su desenfadada y a la vez corrosiva banda sonora, amplificando un fenómeno que latía musicalmente en el momento de rodarse la película, un movimiento de tintes marcadamente políticos que surgió a principios de los 80 en Estados Unidos y que adoptaría la denominación de Hardcore Punk.

El atractivo y la frescura de Repo Man se deben en gran medida a que se trata de una ópera prima. A su bajo presupuesto y la consecuente escasa supervisión de los grandes estudios, hay que añadir la feliz coincidencia de un equipo técnico-artístico que es una mezcla de talento, ingenuidad y oficio a partes iguales; empezando por un primerizo Alex Cox, director del film, inseparable en adelante del movimiento punk y cuya incorrección política le apartaría años después de los grandes estudios; el joven elenco de actores interpretando a punks e inadaptados encabezados por Emilio Estevez (Otto) que sobrevive poniendo su vida en juego con el poco lustroso oficio de Repo Man,- recuperador ilegal de automóviles de morosos -; el muy experimentado y sensacional Harry Dean Stanton o el talentoso Robby Muller en la dirección de fotografía. Como curiosidad, los dos últimos repetirían juntos a los pocos meses en el rodaje de “Paris, Texas” de Wim Wenders.

Centrándonos en su banda sonora, una de las creaciones de Iggy Pop menos reconocidas es su “Repo Man”, tema principal de la película con su sonido garajero y un contundente riff estilo surf, que ilustra la brillante presentación de la historia a través de los títulos de crédito. Todo interpretado por un ocasional supergrupo formado por la sección rítmica de Blondie y Steve Jones de los Sex Pistols a la guitarra. Aquí la versión instrumental. La versión cantada por Iggy Pop aparece al final de la película.

A grandes males, grandes remedios.

Las limitaciones económicas, y la falta de presión de los grandes estudios pueden acabar siendo el mejor acicate para ayudar a aflorar el ingenio. Solo el mortífero McGuffin del maletero del Chevy Malibu y su conexión con la maleta de Pulp Fiction, merecen un estudio aparte. El capítulo musical es otro caso claro, pero me gustaría mencionar un recurso especialmente ingenioso que muestra cómo hacer de la necesidad virtud.

A diferencia de otras producciones donde grandes marcas como Sony o Coca-Cola o Marlboro hacían sus cameos comerciales por la vía del Product Placement, Repo Man no lo tuvo nada fácil para conseguir anunciantes que le ayudasen a mejorar sus escasos recursos y Alex Cox acabó teniendo la genial idea de sustituir logos y marcas de alimentos y bebidas por denominaciones genéricas. El resultado es una sutil y divertida patada en el culo a la sociedad de consumo.

Años después, los Ramones le rendirían un pequeño homenaje con el videoclip de “I wanna be seddated” 

Resulta curioso como 40 años antes, bajo la tutela de los mismos estudios y con algunas curiosas similitudes de contexto socio-político, Jacques Tourneur había demostrado un enorme talento en sus producciones de Serie-B, utilizando la vía de lo “alternativo” en sentido puro. Demostrando que contar, en términos cinematográficos, puede significar lo contrario de ser explícito.

Punk Rock fronterizo

Se trata de la primera película Alex Cox, un director con estilo propio, de díscola vocación política y musical que poco después realizaría películas como “Sid & Nancy”, retrato de la época a través de la vida de Sid Vicious tras su salto a la fama como icono de los Sex Pistols, “Walker” o “Straight to Hell” contando como interpretes con Joe Strummer o Elvis Costello.

En Repo Man, junto con sus dosis de humor ácido, nihilismo punk y diálogos ingeniosos, destaca una de las bandas sonoras más sorprendentes de los 80. Formaciones emergentes del underground de Los Angeles, que libraban su batalla artística totalmente ajenas a los circuitos comerciales como Suicidal Tendencies, Black Flag, Circle Jerks y The Plugz de Tito Larriva (quien años después nos cantara aquello de “Cucarachas Enojadas” en el after-hours  más sangriento de  los años 90) acabaron dando forma a un soundtrack vibrante, con la incorrección política y el sentido del humor que un filme como este demandaba. 

Haciendo un poco de historia, la producción inicialmente aspiraba a nombres mucho más conocidos como los Talking Heads, pero la insistencia de Cox acabó convenciendo al productor, Michael Nesmith (ex-Monquees),  por una selección de bandas de la zona, económicamente accesibles y muy desconocidas para el gran público. El resultado nos acerca a un movimiento que latía con enorme convicción en el momento de realizarse la película, el hardcore de la costa oeste, y  acompaña a la perfección el deambular de estos antiheroes e inadaptados por una ciudad de Los Ángeles donde todo transcurre en sus márgenes, deshumanizada, en ocasiones apocalíptica, y muy alejada del glamour y las estrellas que nos acercaban el sueño americano de la recientemente inaugurada era Reagan.

Aquí podéis escuchar la banda sonora.

 

No comments

Leave a reply